QUERIDO DIARIO (SEPTIEMBRE): LÁGRIMAS

Querido Diario (hoy va dirigido a mi mayor):

Desde que llegaste a mi vida he derramado todo tipo de lágrimas. No es que antes de que tú nacieras no las hubiese derramado es que después de ti, me parecieron insignificantes.

Mis primeras lágrimas fueron de miedo ante la posibilidad de perderte incluso antes de nacer. Fueron lágrimas en soledad, no quería preocupar a tu padre más de lo que ya estaba, había que ser fuerte.

No tardaron mucho en volver a asomar las lágrimas, pero esta vez de dolor, de un dolor insoportable cuando intentaron sacarte de mi sin estar aún preparado. Las dejé correr y aguanté todo lo que pude, TÚ tenías que nacer. LAGRIMAS

Algunas veces fueron lágrimas de impotencia en esas noches en las que la fiebre no te dejaba dormir en paz y sólo querías estar en mis brazos, molesto y dolorido, las lágrimas caían por la desesperación de no poder aliviarte.

Y llegaron las lágrimas de felicidad, las que más me gusta derramar. Con tu primer llanto, tus primeros pasos, la primera vez que me dijiste mamá, cuando te graduaste de la guardería, cada vez que nos reímos jugando y, las que recuerdo con más cariño, el día que conociste a tu hermana.

 

 

Anuncios

11 pensamientos en “QUERIDO DIARIO (SEPTIEMBRE): LÁGRIMAS

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s