IDEAS PARA REGALAR: PIXUM

Ahora que mis padres ya no tienen internet os puedo enseñar lo que les voy a regalar en breve.

Como vivimos lejos los unos de los otros, aprovecho las ocasiones en que nos vemos para darles los regalos acumulados. En esta ocasión del día del padre, el de la madre (por adelantado, claro) y los de sus cumpleaños.

pixum

¿Y qué les voy a regalar? Algo que se lo debía desde hace tres años y que gracias a PIXUM he logrado terminarlo.

Después del primer año de mi hijo mayor les hice un álbum digital con los momentos y fotos más relevantes de ese primer año. Como quiero que todos mis hijos sean iguales les tenía que hacer otro de mi pequeña pero no había tenido tiempo para hacerlo (2 hijos se nota y si no me quiero perder su infancia tengo que aparcar proyectos 😛 os suena, ¿verdad?)

Así que, aproveché que desde PIXUM me daban la oportunidad para probar sus productos para hacer el álbum pendiente. Bueno, me decidí por el álbum porque era incapaz de escoger otro de sus productos, ¡¡¡los quería todos!!!

Empecé mirando todas las posibilidades que me daban para los álbumes, vertical, panorámico, cuadrado, en mate o brillo.

Foto en formato aluminio, el que me gusta a mí

Foto en formato aluminio, el que me gusta a mí

En los posters y lienzos me pasé una tarde entera probando los diferentes materiales ¡¡¡tenía el sitio perfecto para colocar uno!!! pero no tenía ninguna foto que quedara bien y mis hijos no estaban por la labor de posar para una nueva (los he terminado cansando de tantas fotos que les he hecho desde que nacieron 😉 ) Puedes elegir tener tu foto preferida en fotopóster, lienzo, metacrilato, aluminio (el que más me gustó a mi), elegance, forex y póster adhesivo.

Como en otras casas, también puedes hacer calendarios o tarjetas o revelar fotos (tienen packs con buenos descuentos) pero lo que me hizo morir de amor fueron sus secciones de Regalos y Mundo Creativo (la de ideas que me dio para aprovechar las fotos que tengo por casa). Me costó horrores salir de ahí para hacer la cena a mis hijos 😛

baraja personalizada

baraja personalizada

Si uno me gustaba el siguiente me gustaba más, en la sección de juegos había incluso la posibilidad de hacer un foto-memo con las fotos personalizadas (si queréis ver un ejemplo ya terminado pasaros por esta entrada de Planeando Ser Padres que se hizo uno). Cuadernos, fiambreras, tazas, fundas de móvil, barajas de cartas… muchas ideas que, acercándose el día de la madre, vienen de perlas para hacer un regalo diferente.

Pero bueno, como os he dicho al principio, al final opté por el álbum que les debía a mis padres y me puse manos a la obra.

En lo que más tarde fue en elegir las fotos del primer año de mi pequeña porque luego todo fue rodado. Podía usar un asistente para hacerlo todavía más fácil pero preferí darle mi toque y, de principio a fin, lo hice yo.

Tiene un manejo sencillo y sin muchas complicaciones aunque eché de menos plantillas prediseñadas de portadas (no me gusta poner una foto de las mías en el exterior) y más clipart para añadir a la fotos o páginas. Por lo demás estaba feliz con el resultado de mi proyecto.

Ya solo me faltaba tenerlo en la mano 😛 En una semana ya estaba en mi casa (exactamente el tiempo que me dijeron) y… ¡¡¡qué bonito por favor!!! Nada que envidiar a otros que ya había hecho de casas más conocidas.

Ahora sólo me queda esperar que a mis padres les guste tanto como a mí.

Y, hasta aquí mi experiencia, ¿vosotr@s habéis hecho alguna vez un álbum digital? ¿Conocíais PIXUM? ¿Qué os parece como idea para regalar en el día de la madre? Yo reconozco que en cuanto tenga una foto adecuada no me quedo sin mi cuadro en aluminio 😛

Ahhhhh que casi me olvido de lo mejor. Entrando en aquí encontraréis ofertas exclusivas en vuestros pedidos introduciendo el código descuento correspondiente 😛

Más opciones de Pixum

Más opciones de Pixum

 

LA IMPORTANCIA DE UNOS DIENTES SANOS EN LOS NIÑOS

Todavía me acuerdo del día en que le salió el primer diente a mi niña, ¡nochevieja!, y todas las dudas de buena primeriza que me entraron. ¿Hay que lavarle los dientes tan pequeñitos? ¿Con agua? ¿Con pasta especial? ¿No hace falta?

Y resulta ser suficiente hacerlo con un poco de agua y una gasita hasta que cumplan la edad en que pueden hacer uso de las pastas especiales (que ya te indican, cada una de ellas, cual es). Pero me pareció un tema interesante el del cuidado de los dientes y aquí os dejo las recomendaciones de los dentistas.

Los especialistas aconsejan las siguientes revisiones:

– Al cumplir el primer año debemos acudir al dentista para hacer la primera revisión y mirar si las encías están preparadas para los primeros dientes y muelas. Es el momento de observar si el chupete, biberón o, en el peor de los casos, el dedo, han generado malformaciones en la boca

– Entre los 2 y 6 años , se aconseja acudir al médico cada 6 meses para hacer un seguimiento de los dientes de leche y adelantarse a posibles problemas. Además, es el momento perfecto para concienciar a los niños (y padres) de un buen cepillado de sus dientes y tomar nota de qué alimentos producen caries

– A los 7 años, coincidiendo con las muelas de los 6 años, hay que acudir para sellarlas. Para los niños es difícil cepillar esas muelas, que ya son definitivas, al estar al final de la encía. ¿Qué se hace? Se echa una resina para protegerlas de posibles caries

– Entre los 6 y 14 años el dentista introducirá en la higiene bucal el uso del hilo dental. También hará un seguimiento de controles sobre el sarro, mordida cruzada y apiñamientos de dientes

– A partir de los 14 años es suficiente acudir al dentista 1 vez al año para hacer un seguimiento

Estas son las revisiones recomendadas pero… ¿qué podemos hacer en casa para mantener cuidados nuestros dientes?

Mantener una alimentación sana y variada. Cuando tomamos alimentos que contienen azúcares las bacterias, que normalmente están en la boca, los transforman en ácidos que atacan los dientes y los van destruyendo poco a poco, de ahí que sea tan importante cuidar la alimentación.

Hay que tener cuidado con los dulces (pasteles, mermeladas, galletas, golosinas,…), con los alimentos que contienen azúcares “escondidos” (refrescos, helados, yogures azucarados, batidos,…)y evitar comer entre horas. También debemos cuidarnos de los alimentos “pegajosos” tipo miel, chocolate,… porque están más tiempo en contacto con los dientes con lo que aumenta la posibilidad de caries.

Las frutas y frutos secos NO producen caries aunque tengan sabor dulce siempre y cuando no sean en almíbar.

Limpiar los dientes después de cada comida. Con una minuciosa limpieza de los dientes después de cada comida evitaremos que se forme la placa dental que es la que hace que, en la edad escolar, las encías se enrojezcan y sangren (gingivitis).

Este cepillado debe durar como mínimo 2 minutos y no debemos de olvidarnos de limpiar también la lengua.

Usar flúor para aumentar la resistencia de los dientes. Esta recomendación es para los mayores de 5 años, siempre y cuando no tenga problemas previos, como es el caso del hijo de Maite que lo usa desde los 3 años y medio.

– Y, aunque os parezca una tontería, usar los dientes adecuadamente, es decir, no usarlos para abrir botellas, ni romper nueces, cortar hilos…

Todos estos consejos fueron dados en la clase del mayor de Maite por una higienista dentro del programa de “La Salut Bucodental dels Escolars” de la Generalitat Valenciana.

Esperamos que os haya resuelto alguna duda. ¡¡Feliz miércoles!!

IMG_6116.JPG

ESTUVIMOS EN EL PRIMER #BLOGTRIPPULEVAINFANTIL (I)

¡¡¡Sí, así es!!! Si ya de por sí el tema de la alimentación infantil se convierte en una preocupación diaria cuando eres madre y en algo que intentamos cuidar día a día y que, a menudo, nos trae de cabeza (a nosotras nos toca de lleno con tres y cinco añitos que tienen nuestros pequeños), ahora hemos podido aclarar muchas dudas, recopilar información al respecto y, ¡encima!, desvirtualizar a parte de la blogosfera mientras visitábamos (y algunas, como yo, conocíamos) ¡Granada y la Alhambra! Y todo gracias a Puleva 🙂

Y es que el Instituto Puleva de Nutrición nos invitó a participar en su I BlogTrip “Grandes retos de la alimentación infantil en el nuevo milenio”, que se celebró en Granada los días 3 y 4 de Octubre, y ¡¡allá que nos fuimos casi sin pensarlo!! ¿Qué queréis que os diga? Entre que la alimentación de mis hijos me parece primordial, que el programa enviado se veía de lo más interesante y completito, que era en Granada, que podría volver a ver a Noe y que podría irme a dormir sin pataletas ni gritos ni nada… (lo siento, soy una #malamadre, pero necesitaba una noche de relax) no lo dudé y me apunté. Os puedo asegurar que no me arrepiento de la decisión tomada.

Fue un viaje largo (sobre todo la ida) ya que desde Alicante las comunicaciones con Granada son pésimas y lo de conducir lo llevo bastante mal (tengo el carnet pero hace como 15 años que no conduzco 😉 ). No estuve ni 24 horas en Granada y ya me volvía a casa pero… ¡¡qué tiempo más bien aprovechado!!

Noe y yo volvimos a encontrarnos después de 2 años y por segunda vez (sin contar un miniencuentro de cinco minutos 🙂 ). Pero nos llevamos tan bien y estamos tan al día de nuestras cosas por el Facebook y el Whatsapp que era como si todo este tiempo se hubiera transformado en una semana. Conocimos a gente maravillosa, desde los integrantes de la organización (Alba, Natalia, Ainara, Jorge… que nos trataron como a reinas y jamás podré agradecerles la oportunidad ofrecida), hasta las blogueras participantes, sin olvidarme de los representantes de revistas y publicaciones infantiles (Manolo, Cristina, Caridad, María… ¡sois geniales! y ojalá volvamos a vernos muy pronto).

– ¡Por fin pudimos ponerle cara a Lucía, de Planeando Ser Padres! Si a través de su blog es salá, en vivo y en directo es resalá como ella misma. Lo que transmite en su blog es su esencia pura y dura.

– Ya durante el trayecto, tuve la oportunidad de conocer a Blanca de Mimos para mamá y la complicidad fue prácticamente inmediata (un vicio nos unió y espero que no perdamos el contacto) y disfruté cambiando impresiones (y muchas) sobre la crianza de nuestros hijos con Martina de No sin mis hijos.

– Conocer a las mujeres que están detrás de blogs que he ido leyendo a lo largo de mi andadura en esto del 2.0 me pareció irreal y es que nunca te imaginas que pueden ser tan cercanas. Estuvimos con Pintando una mamá, Madre Reciente, Papás e hijos 2.0, Mamá también sabe, Mamá sin complejos, Nadie como mamá, Ser madre una aventura, Entre madres, Trastadas de mamá, Historietas de mamá La aventura de mi embarazo.

Y todo esto sólo en las primeras horas de este BlogTrip Puleva Infantil, con La Alhambra de fondo como testigo y disfrutando de un delicioso coctel y animadas conversaciones en Las Tomasas, en el barrio de Albayzín.

IMG_5638.JPG

Continuará…

GUARDERIA SI, GUARDERIA NO: LA DECISIÓN FINAL

Llevábamos un año dándole vueltas al mismo tema, ¿llevamos o no llevamos a la pequeña a la guardería?

En septiembre enpezará al colegio y queríamos ir preparándola para ese cambio (en horarios, relación con otros niños, actividades…). Por un momento habíamos dejado el tema guardería, preferimos dejarla en casa y evitar que pasara gripes, infecciones, etc tan pequeñita. Pero es una niña muy muy inquieta, necesita quemar toda la energía que tiene (de ahí lo que tardaba, aún algún día lo hace, cada noche en dormirse). Y la lleve un par de días varias horas para probar. ¿Os acordáis?

Y ahora a eso se le unió que ¡nos cuesta horrores darle de comer! Prácticamente me paso el día cocinándole y peleando con ella para que se meta algo al cuerpo, y casi siempre gana ella. Está en la etapa del estreñimiento y no hay manera. Es algo que voy a consultar con el pediatra pero, a lo que iba, me encantaría, ahora sí, llevarla estos meses a la guarde para que viera a otros niños comer y aprendiera a hacerlo sola.

Esta semana visité varias. Parece ser que la crisis la están notando, y bien, porque todas tenían plaza a estas alturas y las tasas rebajadas. Y, cuando ya estaba convencida… Las cifras no nos salen y no podemos permitírnoslo :(, no mientras yo no vuelva a trabajar…

Asique ahora diría “guardería sí, pero no”.

20140116-175316.jpg

¡¡¡COMIENZA LA TEMPORADA DE PISCINA!!!

Este sábado abren las puertas de la piscina de la urbanización. Estamos deseándolo a pesar de que no está haciendo el calor de otros años.

Es una actividad que disfrutamos toda la familia y, siguiendo una serie de consejos, hacemos que el baño sea una experiencia gratificante y evitamos llevarnos algún que otro susto y poner en riesgo la salud de los pequeños.

Lo primero de todo la protección contra el sol. Nunca bajamos a la piscina (o vamos a la playa) sin que les haya puesto su crema solar. Y si pasamos mucho tiempo en el agua o al sol voy reponiéndola para evitar la desprotección. Además de llevar la gorra puesta para que el sol no pegue de lleno sobre sus cabezas.

También, antes de bajar, comentamos qué es lo que se puede o no hacer en la piscina, ponemos una serie de normas que hay que cumplir en la piscina para evitar tener algún accidente. No hay que pensar que son demasiado pequeños para entenderlas, lo que debemos hacer es explicarlas adecuándolas a su edad.

No vamos a ella en las horas centrales del día, que es cuando más pega el sol. Solemos hacer dos baños diarios, uno por la mañana entre las 10:30 hasta las 12 horas y otro por la tarde desde las 17 hasta las 20 horas más o menos… vamos, que nos damos un buen remojón 😉

Antes de entrar al agua siempre nos duchamos y nos vamos mojando poco a poco para evitar un cambio brusco de temperatura.

En su primer año de piscina usamos un flotador con el que ser recorrían toda la piscina. Daba gusto verles y al siguiente año ya pasamos a los manguitos. No me gustaban mucho hasta que descubrí unos que no se hinchan por lo que el problema de los pinchazos dejaba de serlo y me daba más seguridad.manguitos

Pero no creáis que por llevarlos puestos me desentiendo, no, siempre estoy pendiente de ellos porque, como todo en esta vida, pueden fallar y la piscina es un lugar muy divertido pero también puede ser peligroso (sólo hay que ver las noticias que salen todos los veranos). La vigilancia continua es la mejor medida de seguridad para que nuestros hijos disfruten de un baño agradable.vamos a la piscina

Los juguetes que bajamos son seguros (cumplen con la normativa de la Comunidad Europea) y nunca bajamos ni colchonetas ni pelotas, que en nuestra piscina están prohibidas. Y por supuesto, las carreras y “ahogadillas” no están entre nuestros juegos para la hora del baño, los resbalones al borde de la piscina pueden acabar de un modo poco deseado.

Y siguiendo estos consejos ya sólo nos queda enfundarnos en nuestros bañadores, ponernos nuestras chanclas preparar la comida y bajar a disfrutar de una nueva temporada en la piscina de la urbanización. 😛

¿CONOCÉIS SWEETFIT? NOS LO HEMOS PASADO GENIAL

20130608-193229.jpg

¡Hacía tiempo que no me sentía tan bien! Mmm, cuento y creo que harán ahora unos diez años desde la última vez que fui a un gimnasio (sin contar un par de intentos, que se quedaron en eso), ¡ahí es na!

Y es que os tengo a tod@s en el #8j (para los que no lo conozcáis, es la primera quedada de mamás y papás blogueros, organizada por Madresfera, junto con Yo Dona) y una se queda aquí muerta de envidia… Pues, ¿qué hace? ¡Se va a su primera sesión de SweetFit.

Y es que ya desde dos días antes organizaron un chat por whatsapp donde nos animaban a ir, y allí no defraudaron. Andrea, representante de SweetFit, majísima y hacer ejercicio junto Ana y Jose, directores y monitores del Gimnasio Oxys de Oviedo (c/Matemático Pedrayes), ¡una gozada!

La pena ha sido no haber descubierto estas clases cuando tenía a la peke aún más pequeña, pero me ha sorprendido su reacción. De ser un trasto-terremoto, ha aguantado en su sillita como una campeona, ha corrido, nos ha imitado en las colchonetas, ha jugado con los otros niños (en cuanto se le paso su momento-vergüenza). Las clases animan a ello. Música de cantajuegos, más animada, gestos a los niños, besos, caricias…

Haces ejercicio, conoces a otras madres, pasas tiempo con tu niña mientras ella se relaciona con otros niños… ¿Se puede pedir más?

20130608-194803.jpg

Se puede quitar el pañal sin utilizar el orinal

Por Lorena

Hoy en día el orinal parece un artículo casi imprescindible para ayudar a nuestros peques en la operación pañal, pero no es tan necesario como parece. Tal vez no concibamos la idea de hacer esta transición, pero, según me ha contado mi amiga esther, se puede dejar el pañal sin utilizar el orinal.

En su día, Esther me preguntó si veía útil el orinal y me contaba que con su segundo niño no lo usaría, porque era alargar el proceso de ir al baño.

Bajo mi punto de vista, cada padre ha de hacer lo que considere más adecuado según sus circunstancias y su propio criterio, pero yo hoy os voy a contar la experiencia de mi amiga con sus peques: la operación pañal libre de orinal.

Con su primer hijo, y cuando llegó la hora de quitarle el pañal, compraron un orinal, como se suponía que debía ser. Ella dice que fue una inversión tonta: le resultaba incómodo y solo lo usó un par de veces.

Con su segundo niño, sin embargo, decidió usar directamente el reductor, ¡mano de santo!. Pensó que tarde o temprano acabaría yendo al water de todos modos, por lo tanto el paso previo del orinal ella no lo veía tan claro. ¡Acertó! En su caso, saltarse la etapa “orinal” lo hizo todo más cómodo y, de tener un tercer hijo, repetiría esta segunda experiencia. Según ella acostúmbrales a algo que luego tendrán que dejar para acostumbrarse a otra cosa.

Hoy en día hay muchos tipos de orinales, más o menos sofisticados y ¡hasta con música (una canción una y otra vez) y/o luces! Por otra parte, es un artículo que se usa muy poco tiempo, lo que dura la transición del pañal al water (y es una etapa que no suele alargarse).

El único punto a favor es que el orinal está a su altura y lo manejan bien (a nuestra mami Noe Goz. le da un respiro, a su niña le encanta y se está quietecita unos cuantos minutos), aunque también van de un lado para otro con él y si no estamos presentes te la pueden liar.

Fuera de casa es otra cosa, hay padres que llevan el orinal a todas partes y lo instalan donde sea necesario, pero trae complicaciones a la hora de limpiarlo y también es bueno que poco a poco se vayan acostumbrando a aguantar un poquito hasta llegar a un baño.

Al enseñarles a ir desde el principio al inodoro, les será más fácil hacer sus necesidades en los baños públicos.

Conclusión:

Aunque en muchos casos puede hacer más llevadera la transición del pañal al water, se puede dejar el pañal sin utilizar el orinal.

El orinal no es necesario (ni único) como método de aprendizaje y alarga el proceso de aprender a ir al baño.

 

La importacia de hablar dos idiomas

Hoy he leído un reportaje en la revista de “Mi bebé y yo” realmente interesante: “la importancia, los pros y los contras de aprender dos idiomas”. Pues bién, resulta que yo he vivido en EE.UU. y, de hecho, he tenido a mi hija allí. Tanto mi marido como yo somos españoles y siempre hemos hablado a la niña en español, pero en la guarde, evidentemente, le hablaban en inglés. Nosotros no hablamos un inglés perfecto y pensábamos que en la guarde, relacionándose con otros peques, aprendería el segundo idioma sin problemas. Aunque, al principio, ¡sentí miedo! al llevarla a la guarde con un solo un añito y en otro idioma.

Tras mi experiencia, ¿cual es mi conclusión? Que estaba muy pero que muy equivocada: entendía ambos idiomas a la perfección. Le daba lo mismo que yo le hablara en español y la profesora lo haciera en inglés. Vivimos en España desde hace casi cuatro meses y, aunque ha perdido bastante, seguro que si la pongo a prueba se entera, pues todavía hay cosas que solo las dice en inglés. Ella no sabe decir “adiós” en español, sabe su significado pero no sabe decirlo, dice “bye” a todo el mundo. Para irnos a dormir siempre le hemos dicho “night, night” y si se lo decimos en español pues nos mira la pobre con una cara la pobre de decir ¿¡qué es eso de vamos a dormir!? Jajajaja

Para mí es toda una ventaja que sepa dos idiomas y que, además, sea nacida Norteamericana y posea doble nacionalidad (que ese es otro tema). Hoy por hoy, seguiré trabajando los dos idiomas, porque nunca se sabe dónde estaremos en el futuro, se ha vuelvo un idioma imprescidible para trabajar y considero una ventaja poder darles una educacion bilingüe. Nosotros, de momento, estamos en España, pero seguro que en unos meses volveremos a vivir allí.

La única desventaja que le veo es que cuando un niño nace bilingüe es más difícil que hable en cualquiera de los dos idiomas. Paula está empezando a hablar un poco más de español pero no hace dos palabra seguidas porque no sabe. Aunque, para mí, es un contra muy muy chiquitito.

Os recomiendo que entréis en “Mi bebe y yo” y os leáis el articulo, y espero que os guste tanto como a mí.

Yo practico el colecho, ¿y tú?

Antes de quedarme embarazada tenía muy claro cómo iba a educar a mis hijos: no iba a ser una de esas madres consentidoras que lo permiten todo, iba a ser cariñosa pero recta y no iba a consentir que ellos me pusieran a prueba. ¡Ja!

Ahora miro atrás y me río. Qué fácil es pensarlo, ¿verdad?. Los niños no son como las muñecas que teníamos de pequeñas, que hacíamos con ellas lo que queríamos y no se quejaban. Ellos son impredecibles y rara vez serán como la idea preconcebida que nos hayamos podido hacer.

– “Tendrán que comer lo que se les ponga, sino se irán a la cama sin cenar”

– “Chucherías ninguna, y menos antes de las comidas”

– “Tendré cuidado con cogerlos en brazos para que no se acostumbren”…

Y podríamos seguir. Pues todas son frases que decía de lo más convencida.

– “Jamás dejaré que duerman con nosotros”: la de veces que la habré repetido, y mirad ahora cómo titulo el post. Después de 2 hijos, el colecho es una parte importante de nuestra vida y es algo de lo que no me arrepiento.

Y, ¿por qué?

Todo comenzó porque mi primer embarazo terminó en cesárea y los puntos no me dejaban levantarme con la agilidad y la rapidez suficientes para acudir a la llamada de mi pequeño cuando tenía hambre. Entonces decidimos meterlo en la cama con nosotros, y poder así darle el pecho a demanda. Nos fue tan bien que, con la segunda, más de lo mismo (y eso que esta vez no fue cesárea). Recién nacida Eider, me acostaba sin la parte de arriba del pijama y, de esta manera, podía engancharse cada vez que quisiera.

Tuve que escuchar que me dijeran que se iban a acostumbran, que me costaría mucho que se durmieran solos en sus camas… Confieso que, con el mayor, cedí a las presiones e intenté al año pasarlo a su cama, ¡¡¡craso error!!! Empezó a tener pavor a la hora de dormir y todas las noches eran un drama. Cansados y yo embarazada, optamos por volver al colecho, ¡mano de santo! En pocos meses, él mismo quiso irse a su cama (¡ya era mayor!), con la certeza de que, si en algún momento tenía miedo o se sentía solo, podía volver a nuestra cama.

Con la llegada de la pequeña, él mismo fue el que espació sus venidas a nuestra cama, pero ya hubo algún día que amanecimos los 4 juntos, ¡de foto!. Y, casi cuatro años después, seguimos igual, aunque cada uno tenga su cama.

Esta es mi experiencia. Recomiendo el colecho a quien me pregunta y animo a los que aún tienen dudas a probarlo, pero entiendo que no es una opción para todas las familias.

Ventajas del colecho:

  • Facilita la lactancia y la alimentación nocturna, incluso si es con biberón, siendo un momento de intimidad, seguridad y descanso para todos
  • La familia recupera el tiempo perdido. Madres que trabajan fuera de casa y con un horario largo amplían las horas que pasan con sus hijos.
  • Los niños se sienten mejor. Pensar que el llanto del bebé puede ser por necesidades físicas pero también por miedo, frío, dolor, mimos o incomodidad. Teniéndolos cerca podemos atender antes sus necesidades
  • Cuanto mejor durmamos, mejor estaremos por la mañana tanto los niños como los adultos

No se recomienda practicar el colecho cuando:

  1. Se esté muy cansado
  2. Se haya ingerido alcohol, drogas o fumado
  3. Se esté muy obeso

 

El colecho es una opción que, practicada con seguridad, ofrece muchas cosas a favor a las familias.

 

Fuentes: bebesymamás.com, embarazoymas.com

Año nuevo, ¿rutina nueva?

Año nuevo, ¡rutina nueva! En eso estamos, en eso estoy.
¡¡¡2012 no pudo conmigo!!! No, no, no. Parece mentira, pero en estos doce meses que dejamos atrás mi pequeña ya ha cumplido 19, me he sacado curso y medio de la carrera y me he licenciado, he acabado el máster, he sido la eterna becaria en mi trabajo de ensueño (recién dada a luz, si eres becaria, ¡te toca trabajar, sin derecho a nada!) y he echado las dos manos (porque no tengo más) en los negocios familiares. ¿De dónde saqué tiempo? No lo sé, parte del que me tocaba a mí misma, pero lo que sí he podido comprobar es que, al parar, mis defensas se habían quedado por el camino y no salía de una para caer en otra, rozando el agotamiento. A esto se le unió que mi bebé de 12 meses ya contaba hasta 10, que ahora que cumplió 19 se sabe los colores (en español e inglés), las formas, los animales, te cuenta hasta 20, canta todas las canciones… ¡y aún pide más! Os aseguro que no para un segundo y es, y ha sido, agotador.
En 2012 también, mi beca se acabó, sin posibilidad de contratación; he acabado de estudiar, lo que supone estar el 100% del tiempo en casa… Y la casa, la peque y yo misma pedimos nuevas rutinas: tiempo para mí, encontrar espacio para todo en nuestro mini-piso, organizar de nuevo las comidas y las tareas de la casa, la ropa de la peque, que crece por momentos… Asique esta semana toca: ¡descanso y ponerme en serio con un nuevo calendario: rutinas 2013, a por los 20 meses! 