#150 PALABRAS: LA LEYENDA DE LAS ORUGAS AZULES II (DRAGONES, TRASTOS, BROMAS)

Nueva entrega de mi reto semanal de #150palabras, que nos propone Marta de Diario de Algo Especial y, ¡¡¡ya vamos por el 6º capítulo!!! La dinámica es la de siempre y si no la conocéis podéis entrar aquí a leerla. Esta semana tres nuevas palabras que ayudan a dar vida a mi cuento por entregas 😛

oruga azul

Capítulo 6.

Leo venció su timidez y logró decirle que su voz era casi inaudible. Propuso a la oruga subir al desván a buscar entre los trastos algo que les ayudara a comunicarse.

– La de bromas que me harán en el colegio si me ven con una oruga azul en la cabeza – pensó Leo.

Realmente la escena era muy cómica. Ahí estaba Leo, un niño muy alto para su edad, con una diminuta oruga, entre sus rubios rizos, ¡¡de color azul!! Parecía que llevara un lazo en lo alto de su cabeza 😉

El desván estaba repleto de cosas viejas. Al fondo, había dos baúles polvorientos. Con un pañuelo limpió uno de ellos y dejó sobre él a su nuevo amigo.

¿Amigo?¿Gustavo era un amigo? Si le pedía ayuda sería porque le consideraba como tal.

Encontraron un embudo y probaron si funcionaba.

– Di algo para ver si te escucho.

– Dragones y unicornios.

 

Si os habéis perdido los capítulos anteriores pinchar en el número correspondiente para que los podáis leer (1,2,3,4,5) y si queréis leer más historias con las palabras dragones, trastos y bromas pasaros por este enlace 😛

Feliz semana a tod@s

Anuncios

#150PALABRAS: LA LEYENDA DE LAS ORUGAS AZULES I (ALTAVOZ, BOTONES, FRÍO)

Domingo otra vez y es hora de nuestro reto semanal, propuesto por Marta de Diario de Algo Especia (ella ya no necesita presentación pero si es la primera vez que nos lees y quieres saber quién es ella pincha aquí y quedarás enganchado 😉 ) comienza el #150palabras.

Seguimos con la historia de la Oruga Azul y si no has leído los anteriores capítulos, pincha en el número correspondiente (1, 2, 3, 4) y podrás seguir con la historia.

oruga azul

Capítulo 5

Gustavo comenzó su relato.

“Hace mucho tiempo, cuando en el mundo aún había dragones y unicornios, las orugas azules eran los seres más mágicos que existían.

Todo el mundo ansiaba hacerse con una de ellas para conseguir su poder pero, para su desgracia, debían morir para que eso sucediera.  Más, era difícil encontrarlas ya que solo podían verlas los que fueran puros de corazón.

Había otro modo de verlas pero, para ello debía de hacer muchísimo frío, era el único modo de romper su aura protectora. Pero eso sólo pasaba una vez cada 500 años.”

Leo estaba tan nervioso que no dejaba de juguetear con su botones. No sabía cómo decirle a esa pequeña oruga que no le estaba entendiendo casi nada. Gustavo era tan pequeño que su voz apenas era audible. Y parecía muy interesante lo que decía. ¿Dónde había dejado el altavoz portátil? Seguro que ahora les vendría muy bien.

 

Esta historia continuará la semana que viene pero en este enlace podréis encontrar más relatos con estas tres palabras (altavoz, botones, frío) de el resto de participantes en este carnaval bloguero de las #150palabras.

 

Feliz Domingo a tod@s

 

#150PALABRAS: BUSCANDO UNA SOLUCIÓN (LEYENDA, GRITOS, VOLAR)

Otra semana más me uno al reto propuesto por Marta de Diario de Algo Especial. Con #150palabras nos anima a escribir un relato infantil, a partir de 3 palabras que nos dará cada semana, con 150 palabras. Todo un desafío que os animo a probar.

¿Queréis saber cuáles han sido las historias de esta semana? Pasaros por aquí y las podréis leer todas. Y yo ya os dejo con el 4º capítulo de mi cuento. Los capítulos 1, 2 y 3 podéis leerlos pinchando en su número correspondiente si aún no los habéis leído.

Capítulo 4. oruga azul

– Sí, necesito tu ayuda. No es que me guste mucho tener que pedir ayuda a un humano. Siempre andáis a gritos y eso me molesta sobremanera pero, no me queda más remedio.

– Bu… bu… bueno, te ayudaré en todo lo que necesites, no me gusta quedarme de brazos cruzados sin ayudar cuando alguien lo necesita y… el hecho que seas una oruga no hace que cambien las cosas. – respondió Leo.

Gustavo se puso feliz, la leyenda se estaba cumpliendo. Sus mayores no se equivocaban. Ojalá, porque si no… ¡¡¡corrían peligro muchos de su especie!!!

Justo cuando iba a empezar a contar a Leo lo que necesitaba de él, un inoportuno pájaro empezó a volar y la oruga azul se llevó un gran susto. No podía bajar la guardia ni un instante, seguro que le estaban siguiendo y cualquiera que anduviera cerca de ellos era sospechoso.

La curiosidad estaba matando a Leo.

 

#150 PALABRAS: GUSTAVO (SOLITARIO, CONTACTO, ACRÓBATA)

 

Un poquito más tarde de lo normal llego a mi reto semanal de #150palabras ideado por Marta de Diario de Algo Especial.

¿Aún no sabéis de qué se trata? Muy sencillo, cada semana, Marta nos dice 3 palabras y con ellas debemos escribir un relato corto (a ser posible infantil) de 150 palabras. ¿Os animáis a participar? ¿Queréis leer más historias con las 3 palabras de esta semana? Pasaros por aquí y encontraréis el listado de participantes.

Yo, continuo con el tercer capítulo de esta historia entre Leo y una oruga azul. Espero que os guste.

oruga azul

Capítulo 3.

Leo seguía sin decir palabra. No daba crédito a lo que veía y escuchaba.

– Me llamo Gustavo. Si lo repites es que me entiendes. A ver muchacho… ¿cómo me llamo? – dijo la oruga azul.

Titubeando Leo dijo su primera palabra en voz alta – Gustavo – sin perder el contacto con su diminuto interlocutor.

– Bien, bien, por fin consigo que te fijes en mi. No eres un chico precisamente solitario y llevo días detrás tuyo buscando el momento de dirigirme a ti. Necesito tu ayuda. – Le contó la oruguita.

– ¿Mi ayuda? ¿Qué puedes necesitar tú de mí? ¿Estás seguro de que es a mí al que estás buscando? – Leo seguía sin salir de su asombro y para colmo, la oruga parecía un acróbata todo el tiempo haciendo piruetas. ¡¡Eso no era nada, pero que nada normal!! Cada vez estaba más convencido de que se había quedado dormido encima del libro de matemáticas.

 

Capítulo 1                       Capítulo 2

 

#150 PALABRAS: UNA ORUGA AZUL (LUCES, NOMBRE, GENTE)

#150palabras es un carnaval bloguero iniciado por Marta de Diario de Algo Especial. Cada semana nos da tres palabras (mis hijos las llaman mágicas) y con ellas debemos escribir un relato corto de 150 palabras (como dice el nombre el carnaval). Luego las enlazamos (podéis encontrarlos aquí) y así podemos descubrir las historias que han nacido con las mismas tres palabras.

Animaros a participar y si no tenéis un blog pero os apetece escribir mandarnos vuestras historias a nuestro correo electrónico y encantadísimas las publicaremos 😉

CAPÍTULO 2

Mi primera reacción es frotarme los ojos. Un gesto inútil que hace toda la gente como sin con eso pudiéramos hacer desaparecer todos nuestros miedos.

Sigue ahí. Una oruga azul… ¡¡¡con sombrero!!! Definitivamente estoy alucinando. Seguro que la comida que nos han dado hoy en el comedor del colegio es la culpable de esta alucinación. Tenía una pinta extraña y a todas luces eso es lo que me ha sentado mal. oruga azul

– Bueno, parece que ya he captado tu atención. O no. No estoy seguro pero se que me estás mirando… Vamos a comprobar si estoy en lo cierto o no – empezó a decir la oruguita.

Leo no era capaz de quitar los ojos de ese pequeño ser y seguía muy atento a sus palabras.

La oruga prosiguió.

– Yo voy a decir mi nombre y tú tienes que repetirlo. Si lo haces bien podré contarte por qué llevo todo el día persiguiéndote.

 

Capítulo 1

#150 PALABRAS: EL INCIDENTE (VOZ, SABOREO, CRISTAL)

Sentado en el porche de mi casa saboreo una deliciosa macedonia de frutas mientras veo como el sol se va escondiendo tras la montaña.

No dejo de pensar en lo que me ha pasado a la vuelta del colegio. ¿Lo habré soñado? ¿Ha sido verdad?

Vuelvo a escuchar una voz que me llama. Miro a un lado y al otro y vuelvo a mirar. Nada. ¿Me estaré volviendo loco?

Decido olvidar todo el incidente, termino mi macedonia y me voy a hacer los deberes. Seguro que si me concentro en ellos dejo de oír esa voz. Y con paso firme entro en casa y me siento junto a la ventana con mi libro de matemáticas. ¡Me encanta ese libro lleno de números y problemas!

Cuando más tranquilo estoy… oigo que alguien toca el cristal de la ventana y me llama.

– Eh, hola ¿ahora me ves? – me dice una oruga.

¡Estoy alucinando!

150 palabras

Este cuento forma parte del carnaval bloguero #150palabras que un día inició Marta de Diario de Algo Especial. Una divertida forma de dejar volar nuestra imaginación a través de 3 palabras y un máximo de 150 palabras para un relato que, a ser posible, sea infantil. ¿Os animáis a participar?

Aquí podéis ver el resto de cuentos que han surgido de las palabras voz, saboreo y cristal.

#150 PALABRAS: EL HABLADOR FELIZ (ENFADO, TIMIDO, DISCURSO)

Otra semana más nos unimos al carnaval bloguero #150palabras de Marta de Diario de Algo Especial. Es una cita que procuramos no perdernos porque deja volar nuestra imaginación, a través de 3 palabras clave que nos da cada semana, pero sólo en 150 palabras.

Esta semana Lydia, de Historia de Pitufines, ha dado las tres palabras y he pensado… voy a descansar un poco mi imaginación y voy a jugar con mis hijos a contar historias.

Así que el viernes antes de ir a dormir, en vez de leerles un cuento, lo escribimos nosotros. Les di las “3 palabras mágicas” (son mágicas porque tienen que aparecer en el cuento) y dejamos volar su imaginación y… mi capacidad de negociación porque los dos querían decir todo el tiempo lo que pasaba.

El resultado a mi me ha encantado. Cada día me alucinan más lo imaginativos que son y bueno, notaréis enseguida qué partes son de la niña y cuáles del niño, las influencias externas saltan a la vista  😉

Sin más os dejo con el primer cuento de mis dos soles:

EL HABLADOR FELIZ

Kristoff era un hablador feliz que le gustaba tanto hablar que no lo dejaba de hacer en ningún momento.

Un día salió a pasear por el parque y se encontró con un león que se lo comió. Kristoff intentaba salir de dentro del león y le estaba costando un poquito pero al final lo consiguió y el león se enfadó porque tenía hambre.

Kristoff decidió darle comida al león, comida de la de verdad.

Siguió paseando y se encontró con un conejito que era muy tímido. Como Kristoff conocía el idioma de los conejos le dijo:

– Hola, ¿cómo estás?

– Muy triste – dijo el conejo – Tengo que dar un discurso y me da mucha vergüenza.

Entonces Kristoff le enseñó a no ser tímido. Usó unos materiales para hacer un muñeco-quitavergüenzas.

Y el muñeco fue tan bueno ayudando al conejito que se convirtió en un niño de verdad.

Y todos fueron felices y muy amigos para siempre.

Kristoff y el león según mi hija.

Kristoff y el león según mi hija.

El muñeco-quitapenas ya convertido en niño según mi hijo

El muñeco-quitapenas ya convertido en niño según mi hijo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si queréis seguir leyendo más historias con estas tres palabras pasaros por aquí, seguro que os encantan 😛 😉

 

#150 PALABRAS: UN DÍA CUALQUIERA (VECINOS, TIBIEZA, PALABRAS)

A muchas personas, la rutina diaria les aburre. No es el caso de Tobías, ya que a él le tranquiliza.

Todas las mañanas escucha el bip bip del despertador de su mamá. Se acurruca un  poquito más bajo el nórdico y espera a que entre ella, con su sonrisa más bonita, a despertarle con un gran beso. La tibieza de sus palabras le reconforta y le anima a saludar al nuevo día.

Después todo va rodado. Mientras Tobías se viste, mamá se ducha y papá está en la cocina preparando un rico desayuno. No puede faltar nunca un zumo, recién exprimido, un vaso de leche y pan tostado con aceite.

Toca la parte final, antes de salir al colegio. Limpiarse los dientes, lavarse la cara y peinarse. Ya están listos para la nueva jornada.

En el ascensor, se encuentran con los vecinos y les regalan su más efusivo… BUENOS DÍAS.

001 - copia

Este ha sido otro pequeño cuento para el carnaval #150palabras que inició, hace ya tiempo, nuestra queridísima Marta de Diario de Algo Especial.

Tiene una dinámica muy sencilla y, a mí por lo menos, me ayuda a no oxidarme. Marta nos da 3 palabras y con ellas hay que escribir un cuento que no supere las 150 palabras. Si queréis saber más pasaros por aquí y si lo que deseáis es saber qué otras historias han surgido con estas tres palabras este es vuestro camino.

 

 

 

#150 PALABRAS: DETRÁS DE LA CORTINA (INVISIBLE, TEMPLADO, TELA)

Entraron en el salón de actos y vieron todo el escenario cubierto con una gran tela.

¿Qué escondería detrás? Ninguno se atrevía a dar el primer paso así que tomé aire y me dirigí hacia allí. Ya casi había alcanzado mi objetivo cuando noté como si una mano invisible me agarrará del jersey y me tirara hacia atrás evitando que quitara la cortina.

Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y me giré buscando a mis amigos. Todos ellos seguían en lo alto de la sala como estatuas, petrificados por el miedo. Les hice gestos para que me siguieran pero siguieron inmóviles.

– Al menos no se van – me dije a mí misma.

Volví a mirar a la tela. Había una sombra tras ella y yo necesitaba saber quién era.

Hice otro intento de quitarla y tampoco pude. Un templado aliento en mi cuello me hizo girarme. No se veía a nadie.

 

#150 PALABRAS: MI PADRE (BAJA, NATIVO, SENTIDO)

Una de las mejores cosas que hay en el mundo es viajar con mi padre a lugares lejanos. Él baja esquiando la ladera de la montaña más alta como el que va al mercado a por tomates.

viajeEn una ocasión, viajamos a la selva y allí conocimos a un nativo que nos enseñó a curar heridas con unas hierbas rarísimas. También subimos a lo alto de un volcán. ¡Menudo agujero más grande! Luego mi padre me dijo que eso se llamaba cráter no agujero.

El viaje al desierto terminó siendo el más peligroso. Nos perdimos y teníamos poca agua. ¡Qué mal lo pasamos! Estábamos a punto de perder el sentido cuando apareció un helicóptero y nos rescató. Y subir a la cima y descubrir el mundo entero fue sin duda la mejor de las expediciones.

Sí, los viajes con mi padre son alucinantes y de mayor quiero ser como él.

 

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Ella te dará tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!